martes, 17 de agosto de 2010

¿pobre Arthur?


Pues si alguien se “apiadó” de él por el anterior post, o alguien es un ferviente admirador –porque lo es de él o de Nietzsche, que tanto le copia- aquí transcribo alguna de sus ideas:
…La gran mayoría de los hombres se deja seducir por un rostro bello [...] la naturaleza induce a las mujeres a exhibir de golpe todo su esplendor [...] y a causar «sensación» [...] pero la naturaleza oculta los muchos males inherentes a ellas, como el derroche, las atenciones a los hijos, la contumacia, la obstinación, el volverse viejas y feas al cabo de pocos años, el engaño, la infidelidad, los caprichos, las manías, los ataques de histeria, todo esto y más. Por eso yo digo que el matrimonio es una deuda que se contrae de joven y que se paga de viejo [...]

Sencillamente ¡¡ impresentable ¡!

No hay comentarios:

Publicar un comentario